El topónimo Páramo tiene un origen obvio, proveniente del sustantivo latino “páramos” o terreno raso, firme; de Boedo es un anexo indicado del río que riega estas tierras. El de Villameceriel parece provenir de la aglutinación de “villa” y el antropónimo “Nazariel o Nazarielo” y Zorita puede provenir del hibrido formado por “Zor” más el sufijo romano “-ita”, dando “zorita” o paloma silvestre de color azúl.

Ha habido varios hallazgos de yacimientos en Zorita: piezas líticas en “Los Carrizos”, cerámicos y otros materiales en “La cava” y en “La Silla” etc.

Los tres localidades citadas fueron salariegos por muchos años de los Lara, inicialmente de Nuño Pérez de Lara, gran personaje histórico en la zona de Herrera de Pisuerga.

Páramo y Zorita serían comparados por los afamados Velasco, en concreto Juan de Velasco lo hacía en 1411 con Zorita que era propio de Sancho de Estrada.

A mediados del siglo XIV Páramo tenia dedicada su iglesia a Santa María, Villameceriel a San Martín y Zorita a San Llorente. El primero tenia 7 clérigos; el segundo, tres; y el tercero, trece. Por otra parte, Páramo en ese tiempo, era lugar Solariego de don Nuño, Villameceriel pertenecía a la reina y Zorita era lugar de ***, podía elegir señor libremente.

Ya a finales del siglo XVI Páramo de Boedo disponía de 122 habitantes; Villameceriel, 76; y Zorita, 152.
Sabemos que Páramo a mediados del siglo XVIII, pertenecía al Duque de Frías, disponía de tres molinos harineros, y 37 vecinos.

En 1825 Páramo de Boedo contaba con un total de 206 habitantes, en 1850 con 156, en 1900 con 368 (Ya villameceriel y Zorita); en 1950 con 438; en 1984 bajaba hasta 157, en 1991 a 130, y en 2005 con 106.